martes, 13 de julio de 2010

el año del camello

"soñé con esa frase", me dijo mi amigo.
"el año del camello", precisó, y agregó
"no tengo idea de lo que significa"
yo tampoco, pensé, y no creo que resulte importante,
pero me gusta.

veamos.
el camello es un animal peculiar,
goza de una especial autonomía para sobrevivir en condiciones adversas,
a zonas inhóspitas.
mantiene y regula la temperatura corporal mucho mejor que los humanos.
es tranquilo, inteligente y tiene buen humor.
fue un animal utilizado para el transporte, la carga y para las carreras.
tiene orejas pequeñas pero buen oído y,
cuándo le dan órdenes no se da por aludido.
tienen bellos ojos y pestañas largas,
come poco y bebe menos.
reúne, en fin, un cúmulo de características para nada desdeñables.

después está la especificación temporal: "el año",
será este?, será otro?
tiendo a creer que, si bien uno puede soñar eventos pasados,
éstos remiten al presente.
tal vez por necesidad, tal vez por desesperación,
o la justificación de un deseo,
o una carencia, o lo que sea.

ahora bien, si al camello lo unimos con el tiempo histórico,
podríamos leer una actual necesidad de supervivencia,
en un tiempo dónde ésto se vuelve imprescindible.
éste tiempo

una lectura a partir de la cual,
el camello simboliza, las características que deberíamos tener para sobrevivir a estos tiempos.
comer poco, tomar menos, no variar demasiado la temperatura corporal, estar tranquilos, desarrollar la inteligencia y practicar el buen humor.
ser útil, escuchar sólo lo importante y mirar con claridad.

a veces resulta interesante tomar ciertos ejemplos, 

que no se correspondan con la condición humana.
demasiadas estupideces cometemos sucumbiendo a ella.

será que mi amigo es un iluminado?


melafú 
(agradecimiento especial a rubén r. bertolotto, por la inspiración)

3 comentarios:

  1. A riesgo de parecer desubicado por el contexto del pensamiento melafunico expuesto,con el cual coincido plenamente, no puedo evitar interesarme por ese sueño, ya que justamente hay serios planes de traer camellos a las zonas áridas. Es cierto que es una especie admirable por su resistencia a la adversidad, pero aquí tenemos algunas originales como los guanacos (parientes autóctonos de los camellos), que reúnen las condiciones necesarias para vivir con muy poco y sin alterar la biodiversidad de estos lugares (como si lo hizo la cría desmedida de ovejas). La idea de introducir camellos en áreas de Mendoza o la Patagonia por ej, tiene desde argumentos hollywoodescos para el turismo (tambien elefantes en Misiones!!),(ver pág. 19 de http://www.fceqyn.unam.edu.ar/icades/File/Descargas/historiaactuafuturozoologia.pdf), hasta fines ganaderos, todos basados en que esta especie prosperaría sin problemas ya que, entre otras virtudes, se comen hasta lo que desprecian los chivos, es decir hasta las raíces de los alpatacos y otras plantas nativas (o sea que lograrán generar verdaderos desiertos).
    Argentina tiene una larga tradición de introducción de especies, lo cual alteró ya ecosistemas completos, con la extinción de animales, microorganismos, y plantas subsecuente. Y como no podía ser de otro modo, esas especies introducidas se consideran "tesoros naturales" para la actividad turística de muchas regiones. Así es que en La Pampa son un orgullo los ciervos colorados (que hicieron extinguir al venado autóctono), los jabalíes (que desplazaron a parientes de menor tamaño y modificaron la flora) y otras como antílopes, búfalos, avestruces australianos, y próximamente camellos; y lo mismo con las plantas introducidas sin ninguna evaluación de impacto ambiental seria.
    Hay a menudo un gran error conceptual en la idea de desierto. La mayor parte de las áreas que se denominan así en estas regiones, son en realidad zonas áridas, con pocas precipitaciones, gran amplitud térmica, vientos, pero una gran biodiversidad, una enorme variedad de asociaciones entre arbustos, hierbas, pequeños animales, insectos, hongos, etc, que no existen en un desierto (lugar practicamente sin vida). Ahora bien, apreciar esta maravilla requiere (como en tanto arte maravilloso no masivo), un esfuerzo de observación, un ojo y oído sensible, atentos,imaginación, cualidades que no se tienen en cuenta por quienes diseñan los planes de atracción turística.
    Insisto amigos, me gusta la idea asociada a las cualidades del camello, pero por ahí la frase "el año del camello" tenía que ver con el guanaco (ese valioso camello ancestral de estos extraños lugares).Quien te dice, en el mundo de los sueños al menos, todo es posible.
    Fabián

    ResponderEliminar
  2. Entonces lo de Bertolotto será una premonición?

    ResponderEliminar
  3. el Camello tiene el Carácter de un verdadero Siervo, no obedece a otra persona que no sea su amo, se inclina ante el, aun en el desierto el camello guía a su amo y no le deja solo jamas y si su amo se encuentra en problemas el se queda con el.( es el ejemplo que uno deberia tomar y aspirar a tener el carácter de un Camello, por que eso agrada a Dios)

    ResponderEliminar